como-saber-si-una-perla-es-realLas perlas son una de las gemas más codiciadas en el mundo, no sólo debido a su rareza, sino también a su hermoso color tornasolado. Las perlas al igual que otras gemas han sido objeto de imitación, muchos las desean y mientras más perfectas más cotizadas, por eso no es nada raro que existan personas que con el afán de ganar un poco de dinero te vendan imitación de perlas por perlas naturales.

Queremos que tu negocio de bisutería fina tenga éxito y creemos fielmente que la calidad es un punto vital, por eso hoy preparamos una serie de puntos a seguir para distinguir entre una perla falsa de una verdadera.

Color. Siempre es lo primero que vemos, el color del cuerpo que es el que tiene mayor predominancia y el color del matiz, aquel que se encuentra en la superficie, en las perlas blancas por ejemplo podemos encontrar matices rosados o lilas. collar-de-madre-perla-virgen-de-guadalupe-con-perlas-naturales

Lustre. Esto se refiere al brillo que refleja una perla, mientras más brillo tenga será más valiosa. Es mucho más fácil observar el brillo en una perla redonda que en una barroca, así que tendrás que ser mucho más precisa con este tipo de perlas.

Perfección de la superficie. Las perlas más costosas siempre son las redondas, ya que se consideran perlas perfectas (omitimos las perlas barrocas de gran tamaño), encontrar una de ellas es rarísimo y por ello muchas imitaciones tratan de copiarlas. La mayor parte de las perlas tienen imperfecciones aunque sean poco notorias, si ves que están lijadas o que el matiz está borroso seguro se trata de una imitación.

aretes-con-perlas-naturales-cultivadasTamaño. Los tamaños de una perla natural dependen de las condiciones de cultivo, sin embargo el promedio en tamaños es de 3 a 12 mm, si encuentras perlas con medidas extremas debes aplicar el resto de los consejos para averiguar si no es una copia.

Nácar. Esta es la sustancia que crea una perla, mientras más tiempo de se deje en la ostra más nácar tendrá, las perlas más nacaradas tienen mayor valor comercial. Existe una manera sencilla de saber cuánto nácar tienen una perla, sólo es necesario que rasques la superficie si se desprende tiene poco nácar, si no esto quiere decir que el nácar es fuerte.

La prueba de los dientes. Aunque no lo creas muchos joyeros determinan si compraran una perla haciendo esta prueba, sólo debes tomar una y pasarla entre tus dientes, si es falsa se sentirá suave y se deslizará, pero si es verdadera sentirás arenoso al momento que se desliza, esta sensación es producida por el nácar.

Con estos tips ya estas lista para comprar y armar con perlas naturales.