Las piedras preciosas y semipreciosas son consideradas como objetos deslumbrantes y místicos

Aunque para muchos sea tan sólo simples minerales; las piedras preciosas y semipreciosas son consideradas como objetos deslumbrantes y místicos para muchos otros. A lo largo de la historia, se les ha relacionado con poder y riqueza, es por ello que han formado parte de coronas y tocados de Reyes y Emperadores. También es la razón por la cual es tan común que los anillos de compromiso contengan una piedra en su centro.

Es debido a lo anterior, que existen algunas características que nos ayudan a averiguar qué tipo de piedra tenemos en nuestro poder:

  • Perfección: la cual se relaciona con su brillo, color, transparencia y pureza.
  • Escasez: relacionada a la dificultad de encontrar dicha piedra en la naturaleza.
  • Durabilidad: misma que se encuentra relacionada a su escala de dureza
Gema en bruto

Y es precisamente de esta última de la cual hoy te platicaremos, ya que seguramente has escuchado acerca de la Escala de Mohs.

La Escala de Mohs fue creada por el mineralogista alemán Friedrich Mohs en 1822, para medir la dureza o resistencia al rayado de diversos minerales. Dicha escala, no sólo se utiliza para la geología, sino también es muy común utilizarla en el mundo de la joyería, ya que conocer el nivel de dureza de las piedras, nos ayudará a determinar de manera relativa su durabilidad.

La escala se basa en 10 minerales fáciles de obtener, y al ser ordinal: se comparan dos minerales para decidir cuál es el más duro.

Tabla de la Escala Mohs

La escala nos presenta de manera ascendente, la dureza de los 10 minerales, entendiéndose que el número 10 es el mineral más duro y el número 1 el más blando. La dureza de un mineral se define como la resistencia que su superficie ofrece al ser rayado, cortado o penetrado de manera permanente.

“…nos ayudará a determinar de manera relativa su durabilidad”.

Es por ello que la Escala de Mohs, clasifica a los minerales por nivel de dureza en base a qué mineral puede rayar y por cuál puede ser rayado, por ejemplo: el Apatito, que tiene un grado de dureza 5, puede rayar a la Fluorita, que tiene un grado de dureza 4; pero a su vez, el Apatito puede ser rayado por la Ortosa, misma que tiene un grado de dureza 6.

En el caso de que deseemos conocer el grado de dureza de alguna piedra o mineral que no se encuentre dentro de la escala, aplicaremos el mismo criterio anterior, aunado a utilizar valores intermedios. Por ejemplo: la Hematita puede rayar al Apatito (5), pero a su vez es rayada por la Ortosa (6); es por ello que la Hematita tiene un grado de dureza de 5-6, o como también se le designa comúnmente 5.6 en la escala de Mohs.

También es importante mencionar que se trata de una escala de dureza relativa, puesto que el grado de dureza que representará la misma, se basa en la comparación del mineral a identificar con los minerales ya representados en la escala. La dureza también puede verse afectada por la dirección en la que se aplica la fuerza, ya que la misma es una propiedad vectorial.

La Escala de Mohs no es el único método con el que contamos hoy en día, para determinar la dureza de nuestras piedras, sin embargo, es el método más común y fácil de utilizar. Aun con ello, su función no es la de proporcionarnos un dato exacto, sino el de ayudar a formarnos una idea básica del tipo de piedra o mineral que tenemos en nuestras manos.

Te invitamos a que conozcas nuestro amplio catálogo de piedras para que tú también te deslumbres con su belleza durabilidad y misticismo:


http://www.karati.com